martes, 20 de octubre de 2015

CAÑADIO SANTANDER: Serio competidor para La Laurel

Impresionante el ambiente de pinchos un miércoles cualquiera de octubre en el Cañadio y alrededores, en Santander. Aunque lamente decirlo ganando por goleada al de nuestra Calle Laurel entre semana. Público elegante, como no podía ser menos, bares modernos, pero también muchos que han apostado por no perder esencia y personalidad, y que estaban llenos.
Mucho pincho y ración de producto local de tierra y mar. 
Mucha, muchísima chuleta de vaca servida en raciones para picar y compartir, anchoas, maganos, quesos, quesucos, de la montaña, y por fortuna mucho vino, y Rioja.


Como ejemplo, estos dos pinchitos del Cañadio, sin duda uno de los referentes en la ciudad, aunque sí, sé que son muchos y buenos los de referencia. Y que hay otros menos turísticos, pero el local es garantía de acierto.
Huevito poché con patatas paja y racioncita de maganos a la plancha con arroz.
Una delicia


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada